Pasé mi vida entre andenes.

Pasé mi vida entre andenes.

14 ene. 2012

Apareces tú, Noelia. #12.

Todavía no había empezado a saborear todo lo intangible de mi vida, es decir, todos los sentimientos más remotos que nadie había llegado a probar jamás. Sólo existían dos personas aparentemente normales, pero que en sus cabezas ocurrían cosas extremadamente fuera de lo "normal".
Dicen que un día, en tan sólo un día, tu vida puede dar un giro de 180º, algunas veces no aciertan, pero otras, dan en el clavo. Nadie llegó a entender el motivo de todo esto, tampoco me inquietaba, sólo sabía que quería estar a tu lado, que era lo que más me importaba. No había día en el que no cogiera el móvil y no pusiera "Tienes una llamada perdida de Hermanita", eso es lo que me hacía fuerte cuando más lo necesitaba, cuando pensaba que quería estar sola pero en realidad necesitaba a alguien, alguien que no importaba que estuviera a la otra punta del mundo para escucharme, alguien que me diera razones para continuar, alguien que me hiciera pensar, alguien que por fin encontré ese tal día,sí, aquel 12 de enero de 2010, y fue como si una estrella naciera de repente, cuando en los momentos más frustrantes en los que te querías ir del mundo hubiera alguna razón, y sólo una, para seguir, sí, apareciste tú en mi vida, Noelia Tostado Serván. Hablan de algo más que una simple amistad, ¿amor? ¿complicidad? No, tenemos la costumbre de etiquetar a todo con un nombre, ¿por qué? Porque todo esto es diferente, y lo diferente, es lo que nos hace especiales. Sólo quiero describir esto con una simple frase: Prométeme algo, prométeme que si me caigo no me vas a seguir, que no me vas a olvidar, que nunca me vas a soltar de la mano, que cuando te diga al oído no te vayas, no te des la vuelta y se te caiga una lágrima... Prométeme que vas a seguir siendo la Noelia de hace dos años, y que nada lo va a cambiar...
Ya nada será lo que era, seguiremos creciendo, no seremos las niñas que hemos sido, no nos importarán las mismas cosas por las que sufríamos antes, cambiaremos, pero.....Quiero que te sigas acurrucando a mi lado en las noches de invierno, cuando mi friolera preferida no aguanta que no quisiera meter la llave en la puerta de mi portal porque está deseando llegar a casa y meterse debajo del edredón de mi cama... lo único que no quiero que cambie de mi vida eres tú.