Pasé mi vida entre andenes.

Pasé mi vida entre andenes.

24 mar. 2012

El tren que paró para mi. 20-01-2012.

Hacía mucho que no me enamoraba, pero enamorarte de esas palabras que te susurran de viaje a casa, llenos de sufrimiento y superación, con una canción, nuestra canción, de fondo, con el volumen perfecto como si la hubieran puesto para ese momento.
¿Nunca has querido volar dado de la mano con aquella persona? Quizá la pregunta se quedara en blanco, pero estabas deseando que no fuera sólo imaginación después de ver aquella película.
De todas formas algo había cambiado, así, de pronto, alguien te había hecho fuerte, alguien que fuera el motivo de tu sonrisa, alguien que después de ese beso te dijera que le habías cambiado la vida, y que todo ese sufrimiento se iba calmando poco a poco a tu lado. 
Esa persona que un día te enseñó que la confianza era algo esencial para estar juntos, y la mía la tenía asegurada. Él, que cada por cada minuto del día me demuestra que me quiere aún más.
Todos esos conjuros secretos guardados bajo llave con una contraseña que ¿quién sabe? quizá nadie la sepa o no la quieran revelar jamás...
Letras de canciones, películas, caricias, miradas, frases, olores, abrazos, besos, te quieros.... Quiero que sigan siendo suyos...
Seremos lo que hemos sido en todo este tiempo y más.

Marcos. 

8 mar. 2012

Tu pompa, eso es lo único que te queda.

-No sé, no sé lo que quiero....
-Pues tómate un tiempo, siéntate y párate a pensar. Abre los ojos bien y observa a tu alrededor y piensa con calma, ordena tu mente, respira hondo y tómate todo el tiempo que necesites, olvídate de todo el mundo y métete en tu pompa donde puedas ver todo desde arriba.

Cris#.

4 mar. 2012

De camino al mundo.

Llámame de todo menos superficial. Suelo despedazar cada trocito de cielo que me regalas al tener tus notas musicales rondando mi cabeza.
Vivo en la estación viendo pasar trenes que nunca paran, apenas un transeúnte se percata de que existes y te pregunta el motivo que te lleva a estar ahí con una pluma y un papel lleno de tachones sin una idea exacta de todo lo que pasa frente a tus ojos que vas asimilando con cierta lentitud.
Un arrebato de luz que te haga ser como siempre soñaste sin tener que dar explicaciones de tus actos. Puede que sea la culpable de tanta capacidad de improvisación, pero lo que no necesito es que nadie me planifique apartado por apartado, la historia de mi vida.
Quizá observar es lo que me haya salvado de la indiferencia que tanto intento evitar, puede, que asombrarme cada vez que mire hacia el cielo, sonreír con el más mínimo movimiento de la nubes me haya ayudado a desarrollar la fuente de inspiración que llevo guardada tanto tiempo.
¿La diferencia molesta, duele, es depreciada? Yo diría que es una meta la cual sólo se llegaría a alcanzar a través de baches e inundaciones provocadas por los errores que rectificarías a pesar de los recuerdos que siempre dejan huella. Hasta las ratas del metro de Nueva York correteando entre la basura con una vida ajena a la de cualquier humano se sentaban a tu lado a escuchar tus absurdas historias. Supongo que solo te queda este maldito papel sobre el que escribo en días como éste, mente retorcida que no da apenas una solución consistente a mi no conclusión a la que quizá nunca quiera llegar.
Tantas veces has querido desconectar, que has conseguido cambiar por completo el sentido de esa palabra. A veces quieres cosas realmente imposibles al menos a simple vista para una persona etiquetada como normal. Esta vez lograste desconectar, de tal forma que te diste cuenta de que en realidad lo que necesitas es encajar la última pieza que antes creías que te sobraba, así termina el juego, con todas las piezas unidas para formar una vida, ¿la tuya? quien sabe.....