Pasé mi vida entre andenes.

Pasé mi vida entre andenes.

27 dic. 2014

Te sigo esperando.

Soy. Soy débil porque eso me hace fuerte, soy sensible del corazón a la cabeza, sonrío aunque esté enterrada en lágrimas, soy vulnerable a las despedidas, soy fiel a los abrazos que traspasan, a los besos que regalan escalofríos, a las caricias que transportan mundos. Me afecta demasiado lo que de mí dicen, pero es que ellos son los que me construyen aunque crea ser una persona libre. Volveré a caer cien veces por los demás y a sonreír ciento un veces más gracias a ellos. He aprendido a decidir con lo que me quedo y con lo que no, a no medir más mis sentimientos, a conocer mis miedos para poder derrotarlos. A veces no me encuentro ni yo, quizá espere a alguien que me quiera buscar, que entienda lo que ni yo entiendo, que me enseñe que las dudas no tienen por qué tener siempre una respuesta.
Llevo sintiendo que alguien me está buscando, enseñando, abrazando, un tiempo. No quiero dejar de sentirlo, no quiero perderte aunque ni siquiera te tenga del todo. Te sigo esperando.

15 dic. 2014

Otro día más, otro día menos.

Hacía mucho que la sinceridad no dolía tanto.
Hay palabras que en ciertos días duelen más.
Otro día más,
otro día menos en tu cuarto
Dejando a solas el tiempo pasar,
volviendo en el tren de las ocho y cuarto.
Dejando que las olas vuelvan a sonar,
dejando que el recuerdo se empiece a apagar.
Mientras te marchas, mientras te vas.

Fuimos dos idiotas por dejarlo atrás,
por destrozar en pedazos nuestra historia,
por decidir no querer saltar
y dar una vuelta más en nuestra noria.
Fuimos dos idiotas incapaces de atar
los malos tragos y tirarlos por la borda,
por no volver a intentarlo una vez más,
por dejarnos escapar.

Hacía mucho que el viento no dejaba tanto caos
Dimos tantos pasos hacia atrás
Otro día más
Otro día menos esperando en tu portal
Escribiéndote bajo la lluvia tras el cristal
Olvidándome de vagones tuertos
Escribiendo punto y final.

12 dic. 2014

Me dejaré llevar.

El día en que no pueda más
Me dejaré llevar.
Romperé con mis historias de madera.
Y volveré a andar.

Dejaré que las nubes
me vuelvan a llevar
Al recuerdo más bonito que recuerdas.
Y volveré a volar.

Volveré a soñar con tenerte entre estas seis cuerdas.
Pintaré un amanecer amarillo y azul con acuarelas.
Borraré el pasado más oscuro que guardamos en el cajón
Y volveremos a ser tú y yo.

Ni siquiera pude acostumbrarme
ni una vez a no tenerte.
Ni siquiera cuando tuve el valor de besarte
Sabiendo que podía perderte.

3 nov. 2014

Nadie estuvo, ni siquiera tú.

Caí sola, de nuevo, sin nadie que me salvase del precipicio, sin nadie que me dijese que merecía la pena quedarse, sin apenas un suspiro de vida entrecortada, sin nadie que abrazase la respiración del último aliento, sin nadie, no, no había nadie, nadie con quien volar ni nadie que dirigiese la caída.
Volví a las andadas, y nadie estuvo ahí, nada consiguió que no regresara a mí, nadie me dijo que estaba mejor aquí, rodeada de todos, de nadie, porque en realidad estoy sola, como siempre, cayendo y levantándome porque no existen manos suficientes que te levanten si tú no eres capaz de hacerlo, y a veces nadie es un montón de gente.
Ni siquiera tú estabas cuando nadie me venía a buscar, cuando nadie me llamaba a la puerta, cuando de nadie recibía un mensaje, cuando cerraba la puerta y la música era mi única salvación.
Nadie estuvo, ni siquiera tú.

12 oct. 2014

He vuelto a sentir.

Hoy, hoy es uno de esos días en los que he vuelto a revivir, he sentido, como hacía mucho tiempo que no lo hacía, he podido notar la fuerza que tiene la emoción, el nudo que se te hace en el pecho, las lágrimas que caen a pesar de los intentos de evitarlo. He vuelto a llorar sin palabras, y más tarde con ellas, con un simple abrazo, con un solo suspiro, con caricias por la cara, por los hombros, por la espalda, he llorado de escalofríos, y ELLOS son los que me han sabido transportar a mí de nuevo. Llevaba mucho tiempo preguntándome qué había sido de mí, de mis lágrimas sentidas, he estado demasiado tiempo perdida en el orgullo, en un muro de protección, de defensa, y creo que hoy ha sido el momento oportuno que estaba esperando para romperlo. Nunca habría pensado que hubiese tenido que hacer nada para volver a sentir, sinceramente pensaba que estaba perdido, y, chicos, creo que sin vosotros, ésto no habría sido posible. Gracias por la clase de hoy, sigo emocionada.

11 ago. 2014

VIVIR.

Cuántas veces te has preguntado si lo estás haciendo bien, si serías capaz de decepcionar a alguien por seguir el camino que marque tu corazón y no tu cabeza. Durante toda mi vida he vivido pensando, midiendo las situaciones, limitando mis sentimientos, aguardándome de la lluvia, caminando por la sombra para que el sol no me quemase, dejando huellas que arrastran el pasado; creo que ha llegado el momento de ir hacia delante, de no pensar en límites ni en cuerdas, de vencer el miedo que me ataba al qué dirán, de desatar el pasado y atarme al futuro, de VIVIR.

30 jun. 2014

En color

Dicen que a veces el amor,
Escala por tu piel, exhala tu olor.
Dicen que a veces el amor,
Te envuelve en recuerdos, escupe el dolor.
Dicen que a veces el amor,
Te quita el frío, te da calor.
Dicen que a veces el amor,
Sugiere que lo intentemos desde cero,
Que sobrevive a cualquier pero.

Dicen que vives la vida en color,
Y no en blanco y negro.
Dicen que me quedé contigo
Desde aquel enero.
Dicen que la primera palabra que te dije
Fue un te quiero.
Y digo yo, quédate conmigo,
Prometo darte el mundo entero.

Dicen que a veces el amor,
Camina entre más de una flor.
Dicen que a veces el amor,
Te hace protagonista de más de una canción.

9 mar. 2014

No puedo escribirte una canción si no me dejas, si no me esperas,
si me desvelo por ti sin acariciarte en madrugadas de primavera.
Solo busco una canción que nos salve entre hojas llenas de cera,
y que las velas sean una excusa donde pueda volar entre seis cuerdas.

Volveré con el tiempo del exilio a desterrar mis falsas historias,
cambiaré de sentido al reloj, pero seguiré en la cuerda floja.
Cumpliré todo lo que había prometido tras doce copas de esas
de lágrimas enterradas en suspiros de cuando estaba sola.

Solo pido que vengas a buscarme otra vez a besarme otra vez,
solo pido que dejes de esperar que aquí te espero yo otra vez,
y otra vez te pido, que vengas otra vez, que me beses otra vez,
una vez más...

13 feb. 2014

Con nada tuyo.

Hoy es uno de esos días en los que te apetece mirar hacia otro lado, de los que no quieres hacer ni un esfuerzo en explicarle a esa persona que está hablando con la persona equivocada, es un día de volver atrás, de contar minutos en cadena y minutos en los que nos escondemos de nuestras miradas, un día de silencio, de esquivarte por las calles del barrio entre el tuyo y el mío, es el día de no volver a saludarnos, ni siquiera a saber de qué color tenemos los ojos. Nos separa la barrera de la ambición, los suspiros en unos días de clase que escondiste en tu casa fúnebre, me inspira tu recuerdo empapado en ahogos de media noche escribiéndonos sin respirar, la mirada tras el ordenador escondida, apagada y adicta, nos pudo las ganas del reencuentro y nos ganó la obsesión y la despedida sin firmar, nos queda nada, y con nada tuyo quiero quedarme.