Pasé mi vida entre andenes.

Pasé mi vida entre andenes.

17 feb. 2012

Incapaz de alcanzar la utopía, la mía.

Mirada dulce, sí, cual lince cuando acecha a la presa. Silencio, pensé, y sólo una persona consiguió entenderme. No quiero escuchar las mismas cosas de siempre, lo único que necesito es taparme los oídos y observar todo con total atención a mi alrededor. No creo en la utopía, o quizá sí, pero no como la ven los cientos de humanos que viven imitando o siguiendo modas en todos los sentidos. Y no hablo de huir, simplemente de vivir el presente en mi cuerpo, en silencio. A veces tengo la impresión de no querer depender de nadie, pero nunca llego a conseguirlo, a veces, esa sensación llega hasta tal punto de no reconocerme si no es a través de las personas, unas más que otras, pero todas ellas forman, de una forma o de otra, mi yo, mi utopía imperfecta. Vivir, pensar y evadirse de la realidad.

8 feb. 2012

Ese fue el día en el cual me quedé sin poder volar.

No recordabas aquella sensación a pesar de haber sido dependiente de aquello durante tanto tiempo. Siempre te has sentido fuera de este mundo, tantas veces, que ya no sabías si de verdad estabas aquí o dónde. Entre galaxias me hallaba yo, tan perdida como la estrella más pequeña de aquella constelación de ahí. No sabía a ciencia cierta si lo que estaba viviendo era real o simplemente un mísero sueño fruto de mi imaginación. Cerca de ella te sentías como en años atrás, como si la vida te volviera a abrir las puertas de tu infancia de un día para otro... Olvidaba ese detalle, el de amar, amar sin una explicación exacta, o plantearse la opción de no querer que fuera exacta, simplemente suprimir lo previsto e improvisar...
Deja que el tiempo cure las heridas que tanto escocieron e infectaron tus ojos dejándote ciega. Tan vivo y muerto estaba allí, sin una explicación concreta, simplemente estaba allí ese sentimiento despreciado que nadie quería por exigencias del guión, yo decidí saltarme esa norma e ir a por ello a pesar de sus consecuencias. Quizá esa sea la razón que me lleva a ser tan intensa, o puede que bipolar, pero, no pienso cambiar, no pienso dejar todo abandonado, todo lo vivido por pequeñas heridas. ¿Quién sabe la receta de la palabra amar?