Pasé mi vida entre andenes.

Pasé mi vida entre andenes.

27 dic. 2014

Te sigo esperando.

Soy. Soy débil porque eso me hace fuerte, soy sensible del corazón a la cabeza, sonrío aunque esté enterrada en lágrimas, soy vulnerable a las despedidas, soy fiel a los abrazos que traspasan, a los besos que regalan escalofríos, a las caricias que transportan mundos. Me afecta demasiado lo que de mí dicen, pero es que ellos son los que me construyen aunque crea ser una persona libre. Volveré a caer cien veces por los demás y a sonreír ciento un veces más gracias a ellos. He aprendido a decidir con lo que me quedo y con lo que no, a no medir más mis sentimientos, a conocer mis miedos para poder derrotarlos. A veces no me encuentro ni yo, quizá espere a alguien que me quiera buscar, que entienda lo que ni yo entiendo, que me enseñe que las dudas no tienen por qué tener siempre una respuesta.
Llevo sintiendo que alguien me está buscando, enseñando, abrazando, un tiempo. No quiero dejar de sentirlo, no quiero perderte aunque ni siquiera te tenga del todo. Te sigo esperando.

15 dic. 2014

Otro día más, otro día menos.

Hacía mucho que la sinceridad no dolía tanto.
Hay palabras que en ciertos días duelen más.
Otro día más,
otro día menos en tu cuarto
Dejando a solas el tiempo pasar,
volviendo en el tren de las ocho y cuarto.
Dejando que las olas vuelvan a sonar,
dejando que el recuerdo se empiece a apagar.
Mientras te marchas, mientras te vas.

Fuimos dos idiotas por dejarlo atrás,
por destrozar en pedazos nuestra historia,
por decidir no querer saltar
y dar una vuelta más en nuestra noria.
Fuimos dos idiotas incapaces de atar
los malos tragos y tirarlos por la borda,
por no volver a intentarlo una vez más,
por dejarnos escapar.

Hacía mucho que el viento no dejaba tanto caos
Dimos tantos pasos hacia atrás
Otro día más
Otro día menos esperando en tu portal
Escribiéndote bajo la lluvia tras el cristal
Olvidándome de vagones tuertos
Escribiendo punto y final.

12 dic. 2014

Me dejaré llevar.

El día en que no pueda más
Me dejaré llevar.
Romperé con mis historias de madera.
Y volveré a andar.

Dejaré que las nubes
me vuelvan a llevar
Al recuerdo más bonito que recuerdas.
Y volveré a volar.

Volveré a soñar con tenerte entre estas seis cuerdas.
Pintaré un amanecer amarillo y azul con acuarelas.
Borraré el pasado más oscuro que guardamos en el cajón
Y volveremos a ser tú y yo.

Ni siquiera pude acostumbrarme
ni una vez a no tenerte.
Ni siquiera cuando tuve el valor de besarte
Sabiendo que podía perderte.