Pasé mi vida entre andenes.

Pasé mi vida entre andenes.

19 nov. 2012

Quizá volverás.

Cada noche te refugiabas en mis brazos
eres todo lo que he esperado
cambiaste mi forma de pensar
y le enseñaste a mis ideas brotar.

Nunca cambié tus sueños por los míos,
eran nuestros, de los dos, cumplidos.
Era un cuento, uno cualquiera, cansado de esperar
a príncipes y princesas que no vendrán.

No puedo dejar de pensar que te vas
que no vuelves, que te has ido una vez más.
No sé por qué la vida es un quizá volverás
promesas que insultan a un jamás.

Terminé de creerme tus malditas historias
infectadas de quinientas mentiras piadosas.
Acabé emprendiendo una nueva escapatoria
y desgasté mis recuerdos esperando horas .

Caminé por los bares y me encontré con tu sonrisa
cargada de motivos y caricias compartidas
creí en la utopía, había que soñar
despiertos, dormidos, y caminar.

No puedo dejar de pensar que te vas
que no vuelves, que te has ido una vez más.
No sé por qué la vida es un quizá volverás
promesas que insultan a un jamás.

7 nov. 2012

Fuiste mi único motivo.

Sin pensar que vuelve a amanecer
decidí soñar con tus manos
y acaricio mi obsesión de perder
fracasando en controlar mis pasos.

Me enseñaste a volar por encima del tejado
sonreí por cada abrazo que me has dado,
sin querer llegué a escribir mi pasado más feliz
traficando con sonrisas que tal vez un día perdí.

Y caminé por la senda del destino
acompañada de mariposas sin latidos,
y combatí mis lágrimas en tiempos perdidos
sin saber que todo fue por un motivo.

Sin pensar en tus errores
fui testigo de canciones
que enterraba situaciones
de mil historias que aprendí.

Me enseñaste a sumar opciones
cambié un "no puedo" por convicciones
creí ser alumna de profesores
que cambiaron mi porvenir.

Y caminé por la senda del destino
acompañada de mariposas sin latidos,
y combatí mis lágrimas en tiempos perdidos
sin saber que todo fue por un motivo...

Despedida de papel, fuiste mi único motivo.