Pasé mi vida entre andenes.

Pasé mi vida entre andenes.

29 may. 2016

Mi guía.

Hoy el cielo se viste de gris, te echa de menos. Ya somos dos. Cada noche cierro los ojos a ver si por suerte es que te veo. Pero nada. Ya ni las canciones te olvidan, llevan desde el otro día pensando en ti, en cómo estarás porque no tienen noticias tuyas. No te pido que vuelvas porque no creo que te hayas ido solo que te necesito más de lo que pensaba y me cuesta esperar. Mi cabeza y mi corazón llevan peleados días y no sé si es por mi culpa, por la tuya, o por la nuestra. Siempre me has dicho que intentase mirar hacia adelante sin olvidar de dónde venía. Prometí, te prometí seguir y aquí sigo, siguiendo tus pasos y teniendo claro qué y a quién quiero. Me has enseñado a restar importancia a lo que me hacía daño, también a no renunciar a lo que quiero por el qué dirán. Y es que si me preguntasen que a quién escogería de nuevo para guiar mis pasos te volvería a elegir a ti una y mil veces más. A veces el tiempo no me deja respirar y lo siento si alguna vez te he faltado, fallado o si algo he hecho mal, pero siempre he intentado devolverte lo que tú me has dado en todo este tiempo. No tengo palabras ni abrazos suficientes para agradecerte el aprendizaje de la vida que me has regalado.
Yo seguiré adelante, sí, pero hazme una sola promesa: contigo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario