Pasé mi vida entre andenes.

Pasé mi vida entre andenes.

28 jun. 2016

Igual.

No sé si fui la más especial para ti, y lo que es peor, no sé siquiera si fui especial. No sé si todos esos días que creí especiales lo fueron realmente. Ya no sé si los lunes se me hacían viernes gracias a ti o solo era porque así funcionaba el juego. No sé para ti quién es especial aunque yo sí sepa lo especial que para mí eres. No sé si fue a volar lo que mejor me enseñaste,  solo sé que crecí volando, y alguien tuvo la culpa. Solo sé que no sé nada, o a veces eso decías.
¿Especial? No creo, o no sé,  aunque me gustaría saberlo. Saberlo y creerlo. Y es que no sé si de verdad signifiqué algo más en tu vida que lo normal en estas circunstancias. Quieres ser demasiadas piezas para muchas personas y no quieres darte cuenta de quién es pieza para ti. Y no lo niegues, algo diferente veías en mí, aunque ya no sepa si hoy lo ves. No sé. Y mira que lo he pensado, pero nada. Qué tendría yo de especial, si no he hecho más que poner a todo esto por delante en mi vida y –te, gastar lápices y lápices, también la tinta de algún que otro BIC y perderme en folios desgastados de apuntes.
Y siempre me lo dices, pero es que yo no sé si soy valiente. No sé levantarme por las mañanas sin miedos, ni acostarme por la noche sin una lágrima.
Creo que empecé a volar y que aprenderé a ser valiente, y a creer, pero primero necesito empezar por creer que todo esto empezó porque alguien me hizo sentir especial algún día.
¿Especial? O igual.

No hay comentarios:

Publicar un comentario